miércoles, 16 de febrero de 2011

"Basta de pobres y de hambrientos, el 20 de febrero los marroquíes a la calle"

"Soy marroquí y voy a asistir a la manifestación del 20 de febrero". Así comienza el vídeo que busca movilizar a la juventud marroquí, como una auténtica declaración de principios. Creado por la oposición al régimen de Mohamed VI, este clip de vídeo recoge los testimonios de catorce jóvenes, que uno a uno van exponiendo sus motivos para echarse a la calle el próximo domingo.
"Soy marroquí y saldré para que los enfermos puedan acceder a hospitales y obtengan cuidados médicos sin que sea necesario enchufe" pide uno de ellos. "Basta ya con la opresión, el fraude y el soborno. De salarios escasos, de pobres y hambrientos. Basta ya de marginación, de explotación y represión", aseguran. "Sí a la educación gratuita, a la sanidad, sí a tener una vida decente, sí a una vivienda digna, sí a la libertad de expresión y de opinión, sí a la justicia". "Todo para el pueblo y una vida digna", demandan.
El vídeo va corriendo como la pólvora en Internet. La juventud marroquí lo comparte y enlaza en las redes sociales, que como ya lo fueron en Egipto y Túnez, está siendo clave en la organización de las protestas. Se hacen llamar el movimiento del "20 de febrero" y ya cuentan con una fuerte presencia tanto en Twitter como en Facebook.
Para este domingo, los organizadores esperan congregar a un gran número de personas. Aunque Rabat es escenario de pequeñas protestas casi a diario, esta aspira a ser la manifestación definitiva, y para ello están volcados en la Red.
El Gobierno reacciona y pide calma
Por su parte, el ejecutivo marroquí aseguró que "escuchará" las reivindicaciones  y que intentará satisfacer estas demandas, según dijo el portavoz del ejecutivo, Jalid Naciri.
En una rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno, Naciri señaló que "nadie duda de la legalidad de las reivindicaciones económicas, sociales y políticas de estos jóvenes" que han convocado a través de Facebook "un levantamiento" el domingo para reivindicar una Constitución democrática.
"Vamos a escuchar estas reivindicaciones y a velar por satisfacerlas, para mostrar que no nos contentamos con quedarnos a la escucha, sino que estamos buscando soluciones", dijo Naciri en declaraciones recogidas por la agencia oficial MAP.
Asimismo, añadió que el ejecutivo acoge las demandas con "un espíritu de apertura" y que las ha tratado junto a partidos políticos y agentes sociales.
"Marruecos conoce una media de 24 protestas y reivindicaciones diarias, cosa que nos permite rivalizar con las mayores democracias y estar perfectamente en calma y serenos en el tratamiento de este tipo de manifestaciones". aseveró.
Es la segunda vez en menos de dos semanas que Naciri destaca públicamente la "calma" del gobierno frente a la protesta del 20 de febrero, que viene precedida por las revueltas populares que han conseguido derrumbar los regímenes de los ex presidentes egipcio Hosni Mubarak y tunecino Zine el Abidine Ben Alí.